Macadamia


fruto de la macadamia
Nombre común:
Macadamia, Nuez Australiana
Nombre científico:
Macadamia tetraphylla y Macadamia integrifolia
Familia botánica:
Proteaceae

La macadamia es originaria de Australia y puede prosperar en todas las regiones tropicales y subtropicales. Produce una nuez comestible de alta calidad. Los árboles adultos toleran ligeras heladas, pero los jóvenes son sensibles a las bajas temperaturas. En general, tiene unos requerimientos climáticos similares a los del aguacate. Es sensible a la salinidad. Puede tolerar periodos de sequía, pero para obtener nueces de calidad y altos rendimientos es necesario un riego regular. El rango de pH del suelo óptimo está entre 4,5 y 6,5. En terrenos alcalinos, con valores de pH por encima de este óptimo, la macadamia es susceptible a deficiencias de micronutrientes; para su corrección se recomienda enmiendas con azufre para reducir el pH y la aplicación adicional de micronutrientes, preferiblemente en forma quelatada.

Únicamente dos especies tienen interés comercial; ambas son compatibles pudiéndose injertar y obtener híbridos entre sí. Macadamia integrifolia es la más apreciada comercialmente, por su mayor calidad. Las principales diferencias entre ambas especies se resumen en la siguiente tabla:

Macadamia tetraphylla

Macadamia integrifolia

Hojas
Hojas largas y espinosas con peciolos muy cortos, dispuestas en grupos de 4
Hojas cortas sin o con pocas espinas, con largos peciolos, en grupos de 3
Flores
Color rosado. Florece en primavera.
Color blanco. Florece durante casi todo el año.
Nuez
Rugosa
Lisa y suave

Crece lentamente; llegando a alcanzar una altura entre 12 y 15 metros en climas tropicales; su copa es amplia y muy ramificada. Es susceptible a daños por vientos fuertes, ya que sus ramas son quebradizas. Por ello se aconseja el establecimiento de cortavientos. Su follaje es de un intenso color verde oscuro. Las flores, en elevado número, se agrupan en largas y estrechas inflorescencias de unos 20 cm de longitud. La polinización mayoritariamente es cruzada mediante abejas, aunque un bajo porcentaje ocurre por el viento. Únicamente cuaja un reducido número de flores, a partir de las cuales se desarrollan los frutos dispuestos en largos racimos.

La corteza del fruto es dehiscente, abriéndose cuando está seca por una sutura mostrando la cáscara de la nuez de color marrón, leñosa y dura. El fruto de la macadamia se desprende cuando está maduro y cae al suelo, de donde se debe recoger. La maduración es escalonada, lo que dificulta la recolección comercial e incrementa significativamente los costes de producción. No se recomienda cosechar los frutos del árbol, ya que pueden no haber completado su maduración, mermando su calidad al no haberse acumulado la suficiente cantidad de aceites en la semilla.

La macadamia aún es poco conocida en Europa. Su almendra es muy rica en aceites, de textura cremosa, ligeramente dulce con un singular sabor. La nuez de macadamia es muy cotizada y apreciada, superando en precio a otros frutos secos. Es un alimento muy calórico, pero saludable por su alto contenido en proteínas y grasas monoinsaturadas que ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares dentro de una dieta equilibrada. La macadamia se puede comer cruda, tostada, salada, cubierta de chocolate, en forma de turrón, y también preparada en helados, batidos, pasteles; como ingrediente en arroces, pasta y ensaladas.

La macadamia es un cultivo virtualmente exento de enfermedades y plagas en el sur de España, aunque el hongo Phytophthora cinnamomi puede producir ocasionalmente un chancro en el tronco en suelos altamente infectados.

BROKAW ESPAÑA, S.L.
Fincas de Cabrillas y Las Alberquillas
Apartado de correos nº 87
29700 Vélez-Málaga. Málaga.
ESPAÑA.

Contacto comercial: Antonio Guirado, 629543355
Tlf. Oficina: 952030362
Fax: 952500980
brokaw@viverosbrokaw.com



Aviso legal
© 2009 Viveros Brokaw SL